Revista LIBRA
La co-mediación: cuando cuatro ojos ven más que dos

La co-mediación, respecto de la mediación oficiada por un único mediador, ofrece diversas ventajas. Para los autores de este artículo "cuatro ojos ven mucho más que dos", porque a menudo esa visión cuantitativamente reforzada del conflicto representa un conjunto más rico de experiencias, aportando al problema mayor variedad de percepciones.

Escuchar es abrir sentidos, a veces ocultos. La misma frase en labios ajenos es otra frase.

El planteo de la co-mediación, es enfrentarse a diferencias para fabricar nuevas miradas sobre un conflicto.

Desde un punto de vista descriptivo la co-mediación, se caracteriza por ser una mediación en la cual, hay dos personas que operan en la misma situación simultáneamente. Estos trabajan en absoluta condición de igualdad, en lo referente a importancia, funciones, operancia y jerarquía.

Para integrar y dar sentido a múltiples versiones de un conflicto, la mediación, como método alternativo de resolución de disputas, puede convocar durante el proceso de la misma a múltiples actores (partes, abogados, peritos, etc.). Los límites y la evaluación de un tercero plantea algunos problemas éticos sobre el propósito de intentar elaborar una misma solución. En el arte de construir relaciones hay transformaciones que ocurren durante el proceso de la negociación colaborativa.

Cuando uno se expone ante un conflicto, lo hace frente a una divergenciade posiciones, y es inherente al proceso de la mediación encontramos con la presencia simultánea de distintas caras de un mismo problema.

W. Barnett Pierce, en su desarrollo sobre la comunicación nos hace pensar en las conversaciones de un modo diferente.

Según este autor, durante el proceso de mediación estamos inmersos en muchas conversaciones simultáneamente. Los mediadores no estamos fuera de ellas sino que en la mesa de negociación estamos atravesados por esquemas de comunicación. Entender las conversaciones de este modo, es una manera de comprendemos a nosotros mismos y a las partes que plantean el conflicto. Si pensamos que vivimos en múltiples conversaciones en las que uno como mediador está adentro y no afuera de este universo, es importante tener en cuenta que nosotros como profesionales usamos un cierto lenguaje que sostiene creencias, y desde ahí escuchamos a las partes.

Desde el punto de vista de los participantes (convocantes y convocados) es importante remarcar que:
en la co-mediación un equipo coopera entre sí y en función de una tarea.

Durante el proceso de la mediación es fundamental destacar que dos personas (los co-mediadores) se pueden complementar en una mesa de mediación puntuando diferentes aspectos sobre un mismo discurso.

En una mediación aparecen muchas emociones en juego. Pero además, hay tiempos, horarios, respeto, contención, solidaridad y, tal vez algún disimulado roce.

Lo ideal para la conformación de una pare a co-mediadora, será lograr una en la cual el ensamble sea flexible, cómodo y con posibilidad de desarrollar la espontaneidad. Esta se va a dar en proporción directa a la posibilidad de un buen diálogo y a la comunidad de esquemas referenciales compartidos. Un lenguaje común, así como una puesta en marcha de pautas técnicas para operar. En esto vale remarcar la importancia de compartir una similar concepción acerca de:

La mirada de dos puede enriquecer la intervención de modo tal que se pueda pasar más fácilmente de las posiciones a los intereses.

En resumen, dos personas que tengan cosmovisiones opuestas o incompatibles, harían muy difícil la conducción de la mediación a un buen puerto. Proponemos, como premisa fundamental que los co-mediadores tengan que compartir un esquema referencias similar. Nos apoyamos para afirmar esta premisa en:

1) Experiencias hechas por investigadores sociales con instrumentos técnicos diferentes a la mediación, pero con la cara] comparten un ámbito común, el de trabajar con personas en situación de conflicto (coterapia, el psicodrama de Moreno, Lebovici y Anzieu entre otros.)

2) La gama de dificultades y obstáculos que se presentan cuando se ejerce el rol de único mediador (confusiones, neutralidad en peligro, dificultad en la detección de intereses, etc.)

Desde la psicología de los grupos, W. Hulse opinó que dos co-coordinadores pueden llegar a estimular la creación de un ambiente familiar, o el de una sociedad con personas en roles distintos, a veces, opuestos; y, en otros, complementarios, estimulando la posibilidad de las diferencias para poder llegar a acuerdos, en resumen, a convivir. Esta es una idea fundamental en nuestro medio, sobre todo pensando en mediaciones de familia, o empresas con años de historia entre sus empleados o empleadores, donde lo afectivo es un ingrediente fundamental en la escalada del conflicto.

Los participantes, respecto de un único mediador, pueden también vivenciar reacciones de identificación: "... que suerte que estoy con alguien como yo.." dependencias: "... él me ayudará a resolver mis problemas…" enojos: "... éste mediador me da bronca…" ambivalencias: "... ¿,Pero al final con quién está: conmigo o con ella? desconfianzas: "... Con el mediador que me tocó estoy perdido…" etc. En este sentido la co-mediación da la posibilidad de que estos "fenómenos" no se centren masiva y confusamente en una persona ("MI MEDIADOR") sino que, al ser dos, los mediadores, estos sentimientos pueden presentarse por separado, disociándose, de manera tal que la carga emotiva en juego, resulte más débil, y al mismo tiempo, no dificulte la mediación.

Otros beneficios que trae la co-mediación serían:

-Que el método de co-mediadores permite un medio de aprendizaje único para el mediador principiante, ofreciendo una presencia (sin ser observador) progresiva; en la que el mediador novel comenzará, de a poco, a comprender, pensar y actuar frente al desafío que ofrece el contacto con la nueva experiencia.

-Siendo dos, los mediadores están en mejores condiciones para evaluar y observar objetivamente los hechos que se producen y las reacciones de ambos frente a los mismos y a sus procederes. En este caso, más que nunca

"Cuatro ojos ven muchos más quedos". Porque, a menudo esos cuatros ojos representan un conjunto más rico de experiencias y porque pueden aportar al problema mayor variedad de percepciones.

Frente al conflicto pueden aparecer versiones distintas, donde la diferencia radica en la distancia que cada uno puede tomar de y hacia el problema.

En mediaciones con más de dos partes en la mesa de mediación, la co-mediación ofrece tratar a los mismos con mayor contacto personal, sin poner en peligro la neutralidad indispensable para este tipo de método de resolución de conflictos.

En conclusión, presentar a la mesa de la mediación dos profesionales capacitados, ofrece un espectro más amplio para trabajar.

BIBLIOGRAFIA:
"Una Experiencia de Psicoterapia Grupal: La Coterapia" M. Abadi/E. Pavlosky - Clínica Grupal 1 Ed. Búsqueda - 1975.
"Group Psychotherapy" Vol. N' 3 - Ulse, W. 1950.
"Métodos y Técnicas en la psicoterapia de grupo" H. Ruitenberg Ed. Troquel.
"Conflicto, comunicación y negociación" W. Barnett Pierce 1994.

M. VICTORIA ALOISIO
Lic. en Psicología (UBA) Especialista en psicodrama y coordinación de grupos
Terapeuta fimiliar y de parejas
Mediadora entrenada en la Fundación Libra

JAVIER WILHELM
Lic. en Psicología (UBA)
Especialista en psicodrama y coordinación de grupos
Docente de la Facultad de Psicología (UBA)
Terapeuta de adolescentes y adultos
Mediador y docente de la Fundación Libra